top of page
  • Dr Jean-Pierre Papart

El cerebro bayesiano (Episodio n°3)

Empecemos por una taza de café...


Normalmente, cuando hacemos un gesto y la información propioceptiva y táctil nos lo notifica, un mecanismo predictivo anticipa las consecuencias y mitiga los efectos. Gracias a este mecanismo predictivo, no experimentamos ninguna sorpresa – y por lo tanto no tenemos que crear conciencia – cuando tomamos nuestra taza de café (lo que ya hemos hecho miles de veces). La posición de la taza en el espacio, su peso e incluso el calor que desprende son predecibles. Incluso antes de comenzar a atrapar la copa, nuestras áreas premotoras ya han enviado información de predicción a las áreas sensoriales en cuestión para informarles que pronto experimentarán estas sensaciones predichas. Esta anticipación funciona tan bien que generalmente no somos conscientes de las consecuencias sensoriales de nuestros gestos. Para continuar con el mismo ejemplo, si nos preguntan cuántos sorbos hemos vaciado nuestra taza, la mayoría de las veces no podremos responder a esta pregunta. Es solo cuando la predicción resulta ser errónea, por ejemplo, cuando la copa se nos escapa de las manos, que, sorprendidos, nos damos cuenta de la situación. Hay un error de predicción que causa sorpresa y, en última instancia, conciencia. La conciencia es una respuesta a la sorpresa.


... antes de reconocer que estamos alucinados


Es importante entender cómo se construye una representación. Nuestra conexión con el mundo y con nosotros mismos pasa por una representación, que puede ser consciente o inconsciente. Al contrario de lo que pensamos durante mucho tiempo, la representación no es el resultado de una traducción sencilla y fiel de nuestras sensaciones, ya sean visuales, auditivas, cenestésicas, etc. Ya Immanuel Kant en su Crítica de la razón pura (1781) nos había demostrado que la representación era el resultado del encuentro entre nuestras sensaciones y nuestro "entendimiento". Sin rastrear toda la historia filosófica de esta concepción, trataremos de presentar el modelo para uso biológico construido por Karl Friston, un psiquiatra y neurocientífico británico. Una representación de la "realidad" no es, por lo tanto, sólo el resultado de la traducción de una sensación, sino más bien el resultado de una "co-construcción" entre la información externa (sensación) y la información interna (el prior). Filosóficamente, esta teoría neurocientífica es parte de la corriente del pensamiento constructivista. El prior es una cierta expectativa que es en parte innata, en parte propuesta culturalmente y en parte aprendida a través de la acumulación de experiencias adquiridas. Es un modelo del mundo, una mirada preprogramada a las cosas, una creencia, matemáticamente representable por una distribución de probabilidad. Como cualquier creencia, el prior se asocia, por lo tanto, con una probabilidad de realidad. Cuando la recepción de la sensación está demasiado contrastada con lo esperado - como si por ejemplo la taza de café que se escaparía de nuestras manos -, entonces el cerebro reaccionará con la sorpresa de que si es lo suficientemente fuerte conducirá a una conflagración de nuestro espacio global de memoria de trabajo. Es la onda P300 a las 300 mili-secundas (visible al EEG). Friston explica que la sorpresa – que generar conciencia - es el resultado de un error de predicción y que nuestro cerebro hace lo necesario para reducir su incidencia actualizando continuamente nuestros priors aprendiendo de todas nuestras experiencias. El error de predicción es una falta de correspondencia entre la predicción y la experiencia tal como se siente. Es una especie de error de cálculo probabilístico. La falta de correspondencia entre la predicción y la experiencia sensorial, sin embargo, se siente y experimenta conscientemente como sorprendente y conduce a la incomodidad que obliga al sujeto a encontrar una explicación. Las alucinaciones tratarán de ser explicadas por el paciente psicótico sin apoyo de la cultura ambiental, por falta de experiencia colectiva de este fenómeno. El delirio resultará. Si la cultura ambiental no es capaz de ofrecer una explicación suficientemente convincente, entonces la explicación delirante puede servir. Dependiendo del momento histórico-cultural, el paciente evocará referencias religiosas (aparición de una figura mariana y misión de redención), referencias de la ciencia ficción (visita de extraterrestres) o más recientemente en conexión con Internet o con chips electrónicos introducidos en las vacunas. Una alucinación (visual, auditiva o incluso olfativa, háptica, kinestésica, propioceptiva, cenestésica, interoceptiva, álgida) es una percepción resultante de un error de predicción. Más simplemente, podemos considerar la alucinación como el resultado de un peso demasiado bajo dado a la evidencia que nuestros sentidos nos dan. En todos los humanos, por lo que no solo en los esquizofrénicos, los priors son a veces tan poderosos que, sea cual sea la fuerza de la señal sensorial, la percepción prevalecerá según lo predicho por el anterior y no se beneficiará a posteriori del error de predicción que debido a su debilidad no generará ninguna sorpresa. Este es el caso de muchas ilusiones. Para convencernos, vayamos a Youtube a ver la máscara de Charlie Chaplin (https://youtu.be/QbKw0 v2clo). Encontramos que no podemos ver la realidad desde el lado cóncavo – el hueco de la máscara – porque para nosotros un rostro humano solo puede estar en relieve, es decir convexo, es nuestro prior con respecto a los rostros. Una prioridad muy anclada en nuestro giro fusiforme derecho. Otros ejemplos son igual de reveladores, como el tablero de ajedrez de Edward Adelson.


Imagen n°1: Tablero de ajedrez de Adelson.







En la figura de la izquierda vemos un tablero de ajedrez con cajas "oscuras" y cajas "claras". Una caja "oscura" apunta a la parte superior y una caja "clara" apunta hacia abajo. Esta caja "clara" está ligeramente sombreada por un cilindro verde que obstruye parcialmente la luz que ilumina el tablero de ajedrez. En la imagen central, la imagen del tablero de ajedrez estaba obstruida por formas geométricas con la excepción de las dos casillas señaladas en la imagen de la izquierda. En la imagen de la derecha, ocultamos los contornos de las figuras geométricas borrando la imagen para mantener solo la imagen de las dos cajas puntiagudas. Los colores de estas dos cajas parecen completamente idénticos en la imagen central y en la derecha. Por otro lado, cuando miramos la imagen de la izquierda, podemos hacer todo el esfuerzo de atención posible, no conseguimos visualizar el único color "gris oscuro" de las dos cajas puntiagudas, es decir la información visual que nuestras retinas sin embargo transfieren a nuestra corteza visual occipital. La representación que nos ofrece nuestra corteza visual es claramente una imagen contrastante de las dos cajas, oscura para la que apunta a la parte superior, clara para la que apunta hacia abajo y esto sin generar la más mínima sorpresa. Esta representación está determinada fundamentalmente por nuestro prior de que un tablero de ajedrez está formado alternativamente vertical y horizontalmente por cuadrados oscuros y claros y que este previo tiene prioridad sobre nuestra sensación visual. En realidad nuestras representaciones, visuales, auditivas, etc. son todas alucinaciones. Por lo tanto, no es fundamentalmente la alucinación lo que es patológico en el paciente psicótico, sino las explicaciones y el significado delirante que se propondrá a sí mismo.


Nuestro cerebro es un gran científico. El razonamiento científico en general se utiliza para inferir la causa desconocida de un efecto cuando se observa el efecto. Es la causa la que produce el efecto, pero es el efecto que se da fenomenológicamente y sin que su causa sea obvia. Sentimos un efecto en nuestro cuerpo, pero ¿qué percepción tenemos de él? En otras palabras, ¿qué causa le atribuimos? El razonamiento probabilístico, más precisamente bayesiano, nos sirve para inferir una causa a partir de un efecto y esto de un cierto modelo del mundo. Esta es la base del razonamiento hipotético-deductivo (abductivo según el epistemólogo Charles Sanders Peirce), por ejemplo, el de poner a hacer un diagnóstico médico. En lo que a nosotros respecta, consideraremos la percepción como la prueba de la hipótesis de la causalidad de la sensación. Más simplemente, diremos que la percepción es el reconocimiento de la causa de una sensación.

16 vues0 commentaire

Comments


bottom of page